4 de mayo de 2022

En la Real Casa de Moneda puede visitarse hasta el 18 de junio una exposición que aborda el mundo de las piedras de la mano de la artista Nu Díaz: ‘Lo que dicen las piedras’. Se trata de una muestra en la que se hace un homenaje a la piedra como elemento natural y como elemento artístico, elemento imprescindible y definitorio de nuestro paisaje y de nuestro patrimonio.

La caliza, el granito, el metal, la piedra volcánica, piedras con las que hacer música, piedras con las que sentir, piedras para pintar o pintadas por la propia naturaleza… todas ellas son protagonistas de una exposición el que se nos obliga a parar y a mirar hacia adentro, hacia nuestro yo y nuestro mundo.

La muestra no puede encontrarse en un espacio más adecuado: la Real Casa de Moneda de Segovia, donde las distintas obras se exponen en un entorno único en el que el discurrir del río Eresma nos recuerda que formamos parte anecdótica de lo natural que nos rodea. Las distintas estancias de este edificio cuya construcción data del siglo XVI, iluminadas por una luz única, nos guían en un viaje a la naturaleza hasta el Jardín del Rey donde podemos ver las últimas composiciones de la muestra, entre lirios y yedra.

Culminan la muestra varias composiciones que les conectarán con el lugar: Una fuente en la que el agua no es protagonista sino las piedras (‘Alimentum’); piedras convertidas en arena de colores (‘Moneda Mineral’) o la fusión de la piedra con el río en una composición curiosísima en la que sentimos haber pescado un pez de piedra que sale del Eresma (‘Pez’).

La visita comentada a Lo que dicen las piedras

Desde el primer día, la artista Nu Díaz ha ofrecido a los visitantes dos tipos de visita comentada: una de ellas para público adulto y otra para público familiar, ambas gratuitas con inscripción previa. En estas últimas semanas de muestra, seguirán en marcha.

Si se deciden a visitar la muestra, les llamarán la atención la piedra de gran tamaño que nos da la bienvenida a la entrada de la Real Casa de Moneda, un ejemplar al que, en la visita para familias con niños, se nos invita a abrazar para dejarnos llevar desde el primer momento.

Ese gesto tan sencillo sirve para que los niños -y adultos- cambien ese estado mental con el que generalmente llegan, o les llevamos. Ese ritmo frenético con el que les arrastramos por la vida se ve interrumpido en un segundo y, como por arte de magia, las piedras nos transforman. Un soplo de aire fresco para cualquier familia con peques.

En el patio de entrada les llamarán la atención los 12 bloques de granito -una obra denominada ‘El Observador’- que fueron tallados para el edificio de la Casa de Moneda, rescatados por la artista de los almacenes de este espacio, y que nos recuerdan la profunda conexión de este edificio histórico con el entorno en el que se encuentra. Dos de esos bloques, simbolizan una puerta de entrada forrada de oro para dejarse conquistar por el resto de la exposición.

Otra de las obras más llamativas es la que, en este mismo patio, forman 360 cubos de piedra que simbolizan los campos de trigo de la meseta castellana -y segoviana- en sus distintas etapas de crecimiento. Los colores del verde al gris pasando por el amarillo, rojo o tonos de arena, fueron pintados con el mismo elemento que representan: el propio trigo. Más adelante podremos ver este singular pincel expuesto en una de las salas.

Para los niños y niñas que visitan la muestra, este mosaico es una fiesta porque la artista les anima a pasear entre los bloques, explorarlos, recorrerlos y esquivarlos disfrutando de sus particularidades y descubriendo cómo cada uno de ellos ha vivido una vida diferente: unos cuentan con cuarzo en su interior que se deja ver a través de oportunos orificios, otros parecen ser de una caliza uniforme y perfecta. Todos ellos bellos en su singularidad.

Aunque la muestra es itinerante, está hecha a la medida de Segovia y, por si quedaba alguna duda, encontramos en una de las salas un mural de gran tamaño en el que se representa la silueta de nuestra sierra, protagonizada por La Mujer Muerta, aquí llamada ‘La Mujer Soñando’. Se trata de un mural pintado también con elementos naturales, en este caso ramas de cipreses, y en el que podemos ver pequeñas protuberancias que no son sino arena de distintos metales representando la transformación que vive la piedra al convertirse en metal en la Casa de Moneda.

Para los más pequeños, la visita comentada potencia la interacción con de los niños con las distintas composiciones. Consciente de ello, la artista les anima a caminar sobre cientos de pequeñas piedras volcánicas, a tocar los elementos que forman su ‘Piedrateca’ y a explorar de cerca su ‘Laboratorio de Piedras’ donde podemos ver numerosos y fascinantes ejemplares de pequeño tamaño en los que la naturaleza vuelve a demostrar que no hay mayor arte que el que ella puede hacer.

Si quieren realizar una visita comentada a ‘Lo que dicen las piedras’, consulten próximas citas y horarios en este enlace.