Imagen
Esgrafiado. Detalle del patio del Centro Didáctico

¿Tuvo Abraham Seneor una sinagoga secreta en su vivienda tras su conversión al cristianismo?

Son muchos los que nos preguntan por este tema pero desde el Centro Didáctico de la Judería seguimos desmintiendo la existencia de una "sinagoga oculta" en el edificio que fuera vivienda del rabí Abraham Seneor, y desde el Ayuntamiento de Segovia se quiere manifestar de forma rotunda la falsedad de estas afirmaciones.

Les ofrecemos el informe elaborado por Don Bonifacio Bartolomé Herrero, historiador, miembro de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce y archivero de la Catedral.

Este documento demuestra de forma autorizada la inexistencia de sinagoga u oratorio hebraico posterior a la expulsión en la Casa de Abraham Seneor.

A continuación, les presentamos el texto íntegro de este estudio.
 

INFORME HISTÓRICO SOBRE EL INMUEBLE Nº 14 DE LA CALLE DE LA JUDERÍA VIEJA (CASA DE ABRAHAM SENEOR)

1. ANTECEDENTES

Patio de la Casa de Abraham Seneor, en la actualidad

Por parte de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Segovia se me informa de la reciente difusión en diversos foros de internet dedicados a la cultura y a la historia judía de algunos testimonios que aseguran haber localizado en Segovia en la casa que perteneció al judío Abraham Seneor una supuesta sinagoga oculta en la cual judíos conversos al cristianismo y sus descendientes siguieron practicando la religión hebrea después de la expulsión de 1492.

La atención que una afirmación tan llamativa ha suscitado entre las personas interesadas por el pasado judío de Segovia ha motivado un creciente número de consultas sobre este asunto a los servicios de cultura, turismo y patrimonio del ayuntamiento de esta ciudad.

Ante los hechos descritos, el objeto del presente informe es el de presentar los datos históricos que se conocen sobre la casa de Abraham Seneor, precisar la evolución posterior del inmueble y realizar una valoración de todas estas referencias que permita ofrecer una respuesta institucional documentada y precisa sobre el tema indicado.

2. CONSIDERACIONES

2.1. Abraham Seneor (c.1410-1493)

El rabí Abraham Seneor es una de las figuras más destacadas de la comunidad judía castellana durante la edad media y, sin duda, la más relevante en toda la historia de la aljama hebrea de Segovia.

Don Abraham nació hacia 1410 y aparece documentado como vecino de la ciudad de Segovia en 1468. Colaborador del rey Enrique IV, su definitivo ascenso político y financiero se produjo durante el reinado de los Reyes Católicos, de quienes fue un leal servidor hasta su muerte. La carrera pública de Seneor fue muy brillante, destacando por un lado su actividad como financiero al servicio de la corona y, por otro, sus cargos representativos en el seno de la comunidad judía castellana.

El año 1492 Abraham Seneor, en el contexto provocado por el decreto de expulsión de los Reyes Católicos, se convirtió al cristianismo junto a parte de su familia siendo bautizado con el nombre de Fernán Pérez Coronel en el monasterio cacereño de Santa María de Guadalupe. La salud del financiero debía ser ya precaria a esas alturas pues falleció poco después, probablemente en 1493.

2.2. La casa de Abraham Seneor

La casa de Segovia en la que residió Seneor los últimos años de su vida responde plenamente a la categoría social y económica de su propietario. La vivienda estaba situada en uno de los extremos de la judería, cerca de la iglesia de Corpus Christi, y era una de las más grandes del barrio judío. En 1490 su valor era de un millón de maravedís, una cantidad extraordinaria si se considera que en aquella época el precio medio de una vivienda en la judería se situaba en torno a los cincuenta mil maravedís.

Según descripciones de la época, el caserón tenía dos plantas, un patio y bodega, situándose su entrada principal en la fachada norte, la que daba a la calle de la Judería Vieja. La estructura del edificio lleva a pensar que no se trataba de una construcción de nueva planta, sino que se conformó a partir de la agrupación de varias casas existentes previamente.

2.3. La capilla de la casa de Abraham Seneor

El año 1490 Abraham Seneor citaba en una declaración judicial "la sala alta de la cassa de este testigo" indicando que "muchas noches entraban en su cassa muchos caballeros e fidalgos e conbersos al tiempo que se decia la oración y estaban con este testigo arriba con él en tanto que se deçía". Esta interesante referencia queda plenamente confirmada por las declaraciones en el mismo proceso de otros dos testigos que hablan, respectivamente, de "la sinoga que tiene en su casa" y de "la cámara" donde se oraba. Éste es el único caso conocido en Segovia de la existencia de un oratorio o capilla privada en una vivienda judía durante la edad media.

Las referencias citadas son ciertamente escuetas y sólo nos permiten deducir que el oratorio se encontraba en la segunda planta del edificio y que tenía el tamaño suficiente para albergar a varias personas en su interior.

Se desconoce el destino de la sala de oración tras la conversión al cristianismo de Seneor, aunque existen dos posibilidades. Don Abraham pudo convertirla en una capilla cristiana, para lo que no haría falta mucho más que su consagración y la colocación de un pequeño altar, o quizá la destinó a cualquier función doméstica alejada de su anterior uso religioso. En todo caso, cabe señalar que los documentos posteriores referidos al inmueble no recogen mención alguna a la existencia de capilla en la vivienda.

2.4. La evolución de la casa de Abraham Seneor

El año 1505, una década después de la muerte de su poseedor, sabemos que la casa de Abraham Seneor se repartió en tres viviendas que dividieron longitudinalmente el inmueble entre la calle de la judería vieja y la muralla. La primera casa discurría paralela a la calle de la Puerta del Sol, la siguiente ocupaba el espacio central y la que en opinión de los repartidores era la mejor de las tres se situaba entre ésta y la conocida como casa de Andrés Laguna.

El edificio original ha sufrido sucesivas modificaciones durante los últimos cinco siglos que afortunadamente han conservado buena parte de los elementos arquitectónicos originales. Actualmente el conjunto está formado por dos edificios independientes separados por la calle de Santa Ana. Al norte se encuentra la denominada casa de Abraham Seneor y al sur, y adosado a la muralla, un edificio de viviendas.

El año 1902 María de la Encarnación Arranz y Galán, propietaria en aquel momento de la Casa de Abraham Seneor, vendió ésta al obispado de Segovia, que mantiene su posesión en la actualidad. El mismo año 1902 el obispo José Cadena y Eleta cedió el edificio a una comunidad de frailes franciscanos.

Siete años más tarde, en 1909, el nuevo obispo Julián Miranda y Bistuer decidió dotar al convento de una capilla y solicitó autorización al ayuntamiento para realizar las obras correspondientes en el inmueble. El encargado de realizar estas obras fue el arquitecto Joaquín de Odriozola y Grimaud, que decidió situar la capilla en la crujía norte del edificio. El interior de la nave fue transformado totalmente para adecuarse a su nueva función y en el curso de las obras se tapiaron algunas ventanas de la fachada.

La comunidad franciscana ocupó el inmueble hasta su traslado de la ciudad el año 2006, tras un siglo de presencia en Segovia. El edificio permaneció un tiempo cerrado y sin uso hasta que el actual obispo de la diócesis, D. Ángel Rubio Castro, decidió reabrir la capilla al culto público.

2.5. Judaizantes e inquisición en Segovia

'Expulsión de los judíos', lienzo de Emilio Sala

Segovia fue sede de un tribunal inquisitorial y tuvo un distrito propio entre 1486 y 1499, en la etapa fundacional de la institución. Tras un breve período de reorganización, en 1507 el territorio segoviano quedó adscrito al tribunal de Valladolid, en el que permaneció hasta la desaparición de la institución inquisitorial en el siglo XIX.

Durante sus tres lustros de existencia el tribunal segoviano se mostró muy activo, siendo su principal actuación el conocido proceso contra varios miembros de la familia Arias Dávila. La temprana y rigurosa represión sobre los conversos judaizantes segovianos resultó ciertamente efectiva, pues no hay noticias posteriores que acrediten ninguna actuación relevante de la inquisición en la ciudad de Segovia.

3. CONCLUSIONES

Una vez expuestos los hechos conocidos, se pasa a valorar los testimonios relativos a la supuesta existencia de una sinagoga oculta en la Casa de Abraham Seneor.

- La vivienda de Abraham Seneor contó con una sinagoga propia, un oratorio privado del que tenemos noticias por el propio don Abraham en 1490 cuando éste era todavía judío. Nada se sabe del destino de este oratorio. El año 1909 el obispo segoviano Julián Miranda y Bistuer dispuso la construcción en el inmueble de una capilla, que es la que puede contemplarse hoy en día. Como se puede apreciar, no existe ninguna relación de continuidad entre el oratorio privado medieval y la capilla conventual del siglo XX, salvo su ubicación en el mismo inmueble, y no hay, por lo tanto, posibilidad de confundir las dos capillas. Tampoco se puede sostener la afirmación de que la capilla actual corresponde con la antigua sinagoga pues, como se ha visto, median entre una y otra cuatro siglos de diferencia.

La difusión sin pruebas de ningún tipo de la supuesta existencia de una sinagoga oculta en la Casa de Abraham Seneor sólo puede hacerse desde un total desconocimiento de la evolución histórica y social de la ciudad. La represión y la posterior vigilancia inquisitorial sobre los conversos y la presión social a la que estaban sometidos éstos hace virtualmente inviable la existencia de un oratorio como el indicado en una casa principal como la de los Coronel, situada en el centro de la ciudad, frecuentada por buena parte de la sociedad segoviana de la época y expuesta, por lo tanto, a la continua observación pública. Por otro lado, la existencia de sinagogas ocultas está acreditada en las actas inquisitoriales, por ejemplo en la América española, pero se trata de un fenómeno absolutamente excepcional y documentado en escasísimas ocasiones.

La documentación histórica de origen inquisitorial, judicial, eclesiástico, regio o municipal conocida hasta el día de hoy no recoge ninguna noticia, mención o referencia a una sala utilizada como sinagoga por conversos en Segovia en la Casa de Abraham Seneor o en cualquier otra vivienda o inmueble de la ciudad. Del mismo modo, ningún cronista o historiador ha incluido hasta el momento en sus trabajos referencia alguna a tal hecho. Tampoco la tradición local recoge ninguna alusión al respecto. Los testimonios aparecidos sobre este asunto, muy recientes, fuera de los circuitos científicos y considero que conectados con el acercamiento meramente turístico a la antigua judería, carecen de cualquier aporte documental o aparato crítico que los avale o justifique. Se reducen a la expresión de una serie de sentimientos o fabulaciones, respetables pero incompatibles en todo caso con la realidad histórica.

Segovia, 8 de marzo de 2011

Bonifacio Bartolomé Herrero